Mejores videojuegos de 2018

Mejores videojuegos de 2018

Si lo prefieres, puedes ver la adaptación audiovisual del artículo que hemos realizado para nuestro canal de Youtube clicando aquí.


Un pequeño ciclo se cierra, una y otra vez. Otro año termina, lento y rápido y pesado y sin darnos cuenta. 2018 no ha sido muy diferente a 2017 si observamos desde la distancia, y en líneas generales esto podría interpretarse como una buena noticia. Ha sido el año del Battle Royale, de las historias de indios y vaqueros y de la vuelta de Pikachu, ese ratoncillo amarillo y sonrosado incapaz de envejecer; esa cosilla de bolsillo que por un lado representa una marca y una época y por el otro y por sorpresa se toma un café. A su vez, se va intuyendo la despedida cuando miramos a nuestras consolas de sobremesa, cuya generación quizá sea de las últimas bajo el modelo que siempre hemos conocido, y que con sus más (las obras) y sus menos (los sistemas de monetización, las políticas de empresa y los ritmos de producción insostenibles) sigue dándonos motivos para estar de buon’anima. Así, ha habido de todo para todos y en más sitios de los esperados: de Celeste (Matt Makes Games Inc.) a Marvel´s Spider-Man (Insomniac Games), de GRIS (Nomada Studio) a Forza Horizon 4 (Playground Games), a The Red Strings Club (Deconstructeam), a Super Smash Bros. Ultimate (Nintendo) o a The Gardens Between (The Voxel Agents).

Lo del todo para todos no se reduce únicamente a la oferta y al catálogo, y en estos más de trescientos sesenta y pico días se ha hablado más de accesibilidad que nunca. Como respuesta a una demanda cuyo hueco era hora de llenar, Microsoft ha lanzado su Xbox Adaptive Controller, todo un centro de control modular al que sumar botones, joysticks y periféricos de todo tipo con los que intentar (y en muchos casos, conseguir) romper las barreras entre la discapacidad y el mismo acto de jugar. Nintendo, siempre a su aire y salpicando gotas de color, se ha acercado a una parcela de su público que no debería olvidar gracias a Nintendo Labo, ese experimento que busca reunir a la familia alrededor de su cóctel de manualidades y mini-juegos. Tampoco dejamos atrás lo de «en más sitios de los esperados», y mientras que Xbox Game Pass resulta ser el videoclub digital ensoñado por muchos, la Epic Games Store llega pisando fuerte y dispuesta a plantarle cara a la todopoderosa Steam, una plataforma que, en consecuencia a su posición monopolista, ha transformado a Valve en una bestia perezosa, relamida y descuidada.

No solo de luces está decorado él árbol, claro, y el medio sigue proyectando sendas sombras. La regulación de las cajas de botín, los sobres, las cartas y todas las clases de micro-ruletas habidas y por haber sigue anclada a un punto muerto desde el que no se percibe una orilla favorable para los usuarios. La ausencia de sindicatos en el sector y las pésimas condiciones laborales fomentadas desde diferentes ángulos y cabezas del desarrollo (y por según qué hábitos de consumo) son una bomba de relojería que terminará barriendo con su explosión a los menos merecedores de su metralla. Gran parte de la prensa y de la crítica parece continuar ligada (a veces por necesidad, otras no tanto) a cierto inmovilismo, pese a lo fantástico del éxito de publicaciones locales como Manual y al maravilloso trabajo de docenas de medios compañeros. La comunidad, ese grupo formado por gente como tú y como nosotros, es incapaz de sustituir la discusión por el debate, y mientras las obras se esfuerzan por abrir sus canales y por atender a un mayor número de sensibilidades, no son pocos los que, quien sabe por qué, continúan haciéndole la vida imposible al prójimo y hablando de falsos dioses.

Sin embargo, una vez sacudidos del polvo y celebrando nuestro primer aniversario, preferimos cerrar esta editorial con una nota positiva. Por ello, os invitamos a tener los ojos puestos en el turrón, a tener las manos cerca del mando, del teclado y del ratón, a disfrutar de la nieve (si la hay) y del frío, a leer sobre nuestros juegos favoritos de este 2018 y si queréis, y solo si queréis, a continuar otro año a nuestro lado. Por un feliz 2019. Gracias.

Héctor y Sofía.


Mejores videojuegos de 2018Ahora, con la experiencia ganada con el paso del tiempo, Shadow of the Colossus me ha parecido un título mucho menos terrorífico; uno que apela a la sensibilidad, al romanticismo, a la naturaleza e incluso a la bondad. Además, es el primer juego que me ha planteado un dilema de forma tan directa: ¿es aquí el héroe, el villano? A través del archiconocido diseño por sustracción, Ueda es capaz de estremecer como nadie más lo hace, y aunque no he ganado valentía con la edad, este Shadow of the Colossus sí que ha ganado mucho en todos sus aspectos. El trabajo de Bluepoint Games ha sido magnifico, actualizando el videojuego original sin cambiar ningún detalle, y por eso, se merece un puesto entre mis favoritos de este año.

Mejores videojuegos de 2018


Mejores videojuegos de 2018Hablo de esto porque aunque me considero bastante abierto a todo tipo de obras y experiencias, siempre he opuesto resistencia a todo aquello que tuviera que ver el rogue-like, incluso siendo este un modelo de juego en auge e incluso pareciéndome interesantísimo desde el punto de vista del diseño. ¿El motivo? Ni yo sabría decirlo, para que mentirnos. Con los datos en la mesa, las promesas mecánicas y las consecuentes dinámicas generadas por esta clase de títulos son literalmente música para mis oídos, un escenario perfecto para experimentar y desarrollar, en otro mundo, mis propias manías; para sentirme, a través de formas concretas de actuar y patrones inconscientes, yo mismo dentro del marco de una pantalla. Y lo dicho; con todo ello, nunca había dado el paso.

Por suerte, y sin tener todavía muy claro si por sus elementos de metroidvania, por su increíble apartado audiovisual o por todos los que reivindicaban con furor su valor, decidí hacer oídos sordos a ese subconsciente absurdo y lanzarme de cabeza a Dead Cells, un testimonio jugable y pixelado de mi inmensa ignorancia; una producción venida de un humilde estudio francés que, a través de lo hasta entonces ajeno, me ha enseñado nuevas formas de jugar. Que me ha hecho consciente, sobre todo, de que me gustan otras formas de jugar. Que me ha sacado, en resumen y a rastras, de mi zona de confort, haciéndola más grande. Ojalá algún día ese círculo se expanda casi hasta el infinito, o mejor, ojalá algún día se rompa y no exista como tal. De momento, Dead Cells (un clásico instantáneo de la acción por rondas) no puede hacer eso, pero ayudará a que otros lo hagan en un futuro, porque por muy convencidos que estemos de algo, por mucho que hayamos avanzado y logrado y conseguido, tampoco está mal dejarlo todo y comenzar desde cero. Desde el fondo de nuestra celda hacia lo más alto del castillo.

Mejores videojuegos de 2018


Mejores videojuegos de 2018Este primer acto me recuerda a En el camino, de Kerouac, una suerte de aventura beat donde salen a relucir los obstáculos creados por la burocracia, el dinero y la suerte. Así, Sean y Daniel tienen que emprender una aventura en solitario; una en la que el hermano mayor ha de mentir al pequeño para poder continuar y en la que el pequeño reproduce hasta el más mínimo defecto del mayor, dando lugar a un recorrido que plantea nuevas perspectivas, que deja atrás los pasillos de un instituto y que se adentra en lo salvaje. El resultado es una aventura muy real y muy humana que grita igualdad por todas las esquinas.

Mejores videojuegos de 2018


Mejores videojuegos de 2018Por el rugido que incendia cada batalla y el silencio solemne que acompaña a los muertos, y sobre todo, por la sangre que tiñe cada centímetro de la piel de Kratos, una cubierta cansada, ceniza y malhumorada que se debate entra la rabia y la sobriedad, entre la venganza y el duelo. Un monstruo, a fin de cuentas, que se balancea entre lo espartano y lo humano.

No obstante, y pese a la mayor escala y ambición presentes aquí, buena parte de lo comentado ya se encontraba en anteriores juegos de la saga. Probablemente, un más y mejor lo suficientemente pulido hubiera bastado para contentar a propios y extraños, pero lo que hace especial el viaje por Midgard no es lo que ya conocemos, sino la evolución de lo que era costumbre y la incorporación de lo inesperado; la humanización de lo inhumanizable y la compañía, a veces lejana y a veces cálida, de alguien que quiere ser descubierto. Así, cada bosque esconde también el canto de un pájaro, la huella de una vida o el caer de una hoja, y la montaña ya no es obstáculo, sino camino, y el fuego, que no distingue entre amigos o rivales, se mira a sí mismo, se reconoce y se torna hielo.

La historia del Asesino de Dioses, el más fuerte de todos los hombres, siempre había estado atada al destino de su familia, aunque en la práctica todo fuera poco más que una excusa para poder invadir un espacio y sembrar la guerra. A la hora de la verdad aquello funcionaba, y por fortuna sigue funcionando, solo que hoy a la inversa: porque ese espacio está ahí y sigue existiendo, con sus dosis de ira y entrañas y huesos quebrados, pero ahora les toca a estos ser la excusa, y a Kratos le toca olvidar su trono, ceder las cadenas, enterrar las espadas y coger el escudo.

Mejores videojuegos de 2018


Mejores videojuegos de 2018Por suerte, Detroit no se queda en un intento burdo de hacer pensar al jugador que tiene el control de la historia, y nuestras acciones tienen consecuencias reales. Todo está organizado de manera bastante inteligente, y gracias a la fragmentación en episodios, el juego permite partidas cortas y disfrutables, pero sobre todo, permite revisitar momentos concretos para experimentar con otros caminos. Connor, mi personaje favorito, cuenta con la brillante interpretación de un hasta ahora desconocido Bryan Dechart, pero Kara y Markus tampoco se quedan atrás; al fin y al cabo, pensé en las dimensiones del juego a partir de una canción interpretada por este último, ese «Hold on, just a little while longer» que hace que Detroit deje de ser solo un entretenimiento para convertirse en una reflexión cruda de lo que nos puede esperar en un futuro. Pero no le tengamos miedo a lo que está por venir, porque tal y como cantaba Markus, «todo va a salir bien».

Mejores videojuegos de 2018


Mejores videojuegos de 2018De lo que no tengo duda, y he aquí el centro de la cuestión, es de que es el juego más importante y trascendente de entre todo lo publicado este 2018, uno que por méritos propios ya ha pasado a los anales de la historia de esto a lo que nos dedicamos; uno que, por rizar el rizo, ya tiene su asiento junto a TLOZ: Ocarina of Time (Nintendo, 1998), Metal Gear Solid (Konami, 1998), Doom (id Software, 1993) o ICO (Team ICO, 2001), por citar unos cuantos nombres a vuelapluma.

Cuando se discute sobre obras maestras, suele salir a relucir la palabra «perfección». X es perfecto. Consigue todo lo que se propone de la mejor manera posible. Sin fisuras. Es una cima en lo suyo. Por filosofía, escepticismo y puro concepto, creo que lo perfecto no es nada más que algo inalcanzable y absurdo, un término abstracto condenado a la caducidad. Tampoco todas las cumbres ocupan lo mismo del cielo a la tierra, y conquistar impoluto una colina no debería significar más (por norma) que alcanzar, aun magullado y doliente de heridas, el pico más alto que las nubes dejan ver. Para mí, entonces, una obra maestra es aquella creación que hace avanzar a su medio, que escribe un punto y aparte y construye lo inaudito. Para mí, Red Dead Redemption II es una obra maestra porque, más allá de gustos personales y de resbalones embarrados, hace que el mañana sea diferente: para el videojuego, para sus autores y para nosotros.

Podría hacer correr ríos de tinta solo para profundizar en Arthur Morgan, uno de los mejores protagonistas de cualquier ficción habida. Podría hablar de ambición desmedida, de hazañas tecnológicas que ni con todos esos ceros que Rockstar maneja son explicables. Podría hablar del guion, del doblaje, de la música, del ritmo pausado y de la calma que muestran una evolución irrefutable en todos los sentidos y agentes (aunque la gran R tiene pinta de seguir siendo más bien pobre en cuanto a calidad humana y para con sus empleados). Podría hablar de lo roja que es la muerte y sobre todo, de lo roja que es la redención. Pero me quedo con el amanecer de Valentine, con los pantanos y senderos y verdes de Rhodes o con la magia, a veces industrial y negra y otras parpadeante y colorida, de Saint Denis. Me quedo con las gentes y los caminos y los animales, con la tormenta y la lluvia y la nieve, con el sol y las hogueras y las flores. Me quedo con mis gentes, mi campamento, sus alegrías y mis penas. Me quedo con un mundo que quiere que me quede, que en sus mejores momentos rompe la frontera con la realidad y deja de parecer un lugar imaginado. Me quedo con un videojuego que, como sus mejores personajes, lleva sus convicciones al extremo con un único deseo; sobreponerse a las partes más cuestionables de sí mismo para ser, en definitiva, lo que ya es para toda la vida.

Mejores videojuegos de 2018


Ludum Post es un proyecto independiente relacionado con el mundo del videojuego, cuyo objetivo es crear un archivo textual y audiovisual del medio que abarque desde críticas, artículos y reportajes hasta programas de Podcast.


LUDUM RECORD 1X05: ESPECIAL PODCAST MINIT El siguiente podcast desvela detalles y escenas de la trama de Minit. Bienvenidos y bienvenidas. Tras un periodo de silencio mayor del que nos hubiera gustado, Ludum Record vuelve, y hoy, en este quinto programa, nos dedicamos a hablar exclusivamente de Minit (Jan Willem Nijman, Kitty Calis, Jukio Kallio y Dominik Johann, 2018), ese pequeño gran juego que sorprendió a habituales y extraños a principios de este año. Debido a ell...
ENTREVISTA A FEDERICO PEINADO, PROFESOR E INVESTIG... Entrevistamos a Federico Peinado, profesor de Historia y Diseño de videojuegos en la Universidad Complutense de Madrid e impulsor de Hackers and Bards, una iniciativa formada por investigadores y desarrolladores interesados en explorar, debatir y promover las posibilidades del videojuego como medio narrativo. • Tras conocer los proyectos en los que ha trabajado, he observado que la inteligencia artificial suele ser uno de sus temas c...


Sé el primero/a en comentar

avatar