Crítica Call Me By Your Name

Crítica de Call Me by Your Name

Esta crítica de Call Me by Your Name desvela detalles y escenas importantes de su trama.


Timothée Chamalet llegó a nuestras pantallas a través de una película, Interstellar (Christopher Nolan, 2013), que le eclipsaba en todos los ámbitos. Tanto, que fue una sorpresa recordarle como el hijo mayor del protagonista de aquella película. Sin embargo, su talento natural ha madurado como un buen melocotón y se ha transformado en el perfecto candidato para interpretar a Elio, el chico protagonista de Call Me By Your Name (Luca Guadagnino, 2017).

Arnie Hammer, que hace de Oliver, pero a quién recordarás por interpretar a uno de los gemelos Winklevoss en La Red Social (Fincher, 2010), hace un papel misterioso y abstracto en este largometraje; es el galante profesor americano que viene para ayudar al padre de Elio en sus investigaciones sobre historia del arte y que, poco a poco, se va ganando el corazón de todos los miembros de la casa. Especialmente el de Elio, del que se enamora secretamente y con el que mantiene un contrapunto y un rifirrafe a la hora de expresar sus sentimientos por él.

Estoy segura de que no podría haberse dado un mejor reparto ni una mejor banda sonora. Conocíamos al bueno de Sufjan Stevens por ese Carrie & Lowell (2015) que nos cautivó con la historia familiar del cantante, pero esta vez ha forjado una banda sonora a través de un loop de guitarra. Sus piezas más destacables serán «Mystery of Love» o «Visions of Gideon», pero no hay que olvidar que también existe una banda sonora licenciada con canciones italianas de los años ochenta, donde también estará presente el mítico Giorgio Moroder, haciendo de esta película una delicia audiovisual.

Crítica de Call Me by Your Name

He de decir, eso sí, que no soy muy seguidora de la traducción al castellano, «Llámame por tu nombre», que es igual de poética pero que parece no dulcificar esa escena que marca la película: la de llamar por tu nombre al ser amado y que este te responda con el suyo. André Aciman escribió el libro hace diez años, pero no ha sido hasta ahora con la excelente adaptación al cine cuando su creación se ha hecho aún más visible. Pero, ¿de qué trata esta obra? Habla del primer amor, del arrepentimiento y de la nostalgia. Habla de contar el tiempo con besos y caricias. Habla de las despedidas en un tren para nunca jamás. Y también habla de los espacios vacíos. Nunca había visto un film que retratara tantas veces la desidia del verano: las siestas largas, la falta de apetito y las ganas de nadar sin parar. El sexo prematuro que comienza en junio y empieza a apagarse en septiembre por la falta de un deseo que se acompaña con los rayos de sol.

La actuación ha dado ese toque que se perdía en el papel, y Chamalet y la tristeza de sus ojos verdes retratan a un Elio que persigue con esa misma mirada a su profesor favorito. El joven protagonista es la representación de un modelo etrusco que parecer evocar a la Italia antigua, aquella cuyo ideal del hombre resurge en la cinta a través de los bustos que tanto su padre como Oliver rescatan del mar, consiguiendo con esas escenas recuperar rasgos estéticos antiguos, que combinados con los nuevos, parecen conformar un nuevo Renacimiento. El director intenta en diversas ocasiones comparar la figura de Elio con la de los bustos y eso se ve retratado con algunas técnicas cinematográficas como el uso de los primeros planos.

Crítica de Call Me by Your NameLa escasez, pero intensidad de esos primeros planos hacen que el espectador tenga que estar atento a lo que el director parece dictarnos: «esta es la primera y puede que la última vez que llegues a verlos cara a cara». Es como una forma de transparentar a los personajes, que se expresan más a través del lenguaje no verbal que del que exteriorizan con palabras o actos. Ocurre con ambas figuras protagonistas: en el caso de Elio, hay dos primeros planos; el primero sucede cuando se llena de una rabia mal contenida al ver a Oliver bailar con Chiara por primera vez y el siguiente ya será cuando Oliver se haya marchado y le haya roto el corazón. A Oliver, por su parte, lo veremos de esta forma cuando Elio recita el Heptamerón (Margarita de Angulema, 1558): «¿es mejor hablar o morir?», pregunta que el profesor piensa para sí mismo mientras duda de cuál será la decisión del estudiante. También hay otro momento del filme donde se da ese acercamiento con la cámara, y es cuando Oliver regresa a la mansión, habiendo empezado una relación secreta, mientras piensa cómo puede manipular el deseo de su joven amante.

Crítica de Call Me by Your NameEl retrato más fiel posible de un primer amor podría ser la característica principal de la obra tanto en formato libro como película. Elio se refugia dentro de un túnel para transitar por el dolor que todos sentimos cuando nos confunde ese primer flechazo. Oliver, sin embargo, parece recorrer un camino más cómodo: tiene una edad que le permite ver la situación desde la madurez y eso también hace fácil que se convierta en la figura del dominante y no del dominado. Lo hace más antipático, a mí parecer, sin dejar de tener una situación tan complicada como la de Elio. Sin embargo, también tiene cogida la situación por el mango. Mientras que el joven aún tiene que convivir con sus padres y necesita acallar todo atisbo de duda de éstos, Oliver es independiente y parece no tener responsabilidad con nada o nadie. Es el claro ejemplo de confusión dentro de una relación tóxica que tanto se ha representado en el cine.

O si no… empieza a pensar. Comienza a contar la cantidad de relaciones sanas que has visto en la pantalla. Adivino el número de tu cabeza: cero. Porque todas, absolutamente todas, pasan por el camino tortuoso que exige el drama, únicamente centrado en el eje de que debe existir sí o sí un conflicto para que la trama tenga interés para el espectador. Y esta historia no iba a ser menos: Elio siente culpabilidad mientras que Oliver siente vergüenza. No cree que el amor que siente por el joven de diecisiete años sea real, sino una fase que mejor que se le vaya olvidando a este o tendrá que atenerse a las consecuencias. Lo dicen sus actos: desde una despedida precipitada en el tren hasta la garantía de saberse ganador y perseguido por el estudiante, que reclama cada trocito de atención que pueda darle el profesor.

Juega la baza de la edad y de nuevo, del qué dirán. Cuando terminamos la película creemos que Oliver decide casarse la siguiente primavera porque prefiere amoldarse a una vida mucho más fácil. Cree erróneamente que la heterosexualidad es la vía por la que todo el mundo circula, y no quiere ser él una piedra diferente en el camino y propensa al prejuicio de los demás. Es más consciente de su reputación: de sus viajes al extranjero, de su experiencia como profesor y de ser el que lleva el mando ante una situación complicada dentro de la familia que le acoge. Por ello, se hace un personaje más adusto, y es más propenso a ganarse el desencanto del espectador, que se situará habitualmente del lado de Elio.

Crítica de Call Me by Your Name

El libro es algo diferente: abre el matiz de que Oliver decide continuar tempranamente su vida (aquel verano parece no significar nada dado que empieza a formar una familia muy pronto) y es de nuevo Elio el que lucha por la relación. El antaño estudiante, veinte años después, decide viajar a la universidad de Columbia donde trabajaba el profesor. Por suerte, le encuentra y ambos vuelven a hablar del pasado. Es en esa conversación donde Oliver se explaya: mi mujer me ha abandonado, mis hijos son mayores y ya no me importan las etiquetas. Sin duda, es un personaje que se gana mis propias antipatías por tener en cuenta antes los prejuicios de los demás que sus propios sentimientos. Sin embargo, parece que la vida le da su recompensa: su familia se destruye ante sus ojos, ya no le queda nada a lo que agarrarse, y es entonces cuando le da la oportunidad al Elio adulto. Y este le acoge de nuevo en la misma habitación, ahora nombrada «la antigua habitación», a la que ambos suben y que sirve de escenario final para la novela.

¿Qué pienso del final abierto del libro? Respetable. Aciman sabe que Elio puede ser cualquiera de sus lectores y que el villano (l’usurpateur, como dice el protagonista al principio de la película) llegará al subconsciente de muchos espectadores. Oliver es un enemigo dulce porque no deja de ser la obsesión de un Elio que piensa en cómo será ponerse en su piel y en sentirse agradecido por comerse un melocotón que representa los deseos nunca cumplidos. Mis preguntas generales se enfocan a qué será de ambos tras ese desenlace. ¿Durará su relación? ¿Merece la pena esperar tanto por una persona a la que amas? ¿Es una representación de las vidas paralelas o del miedo a ser nosotros mismos? Tanto la película como el libro son obras que deben de ser exploradas por un lector o espectador algo ya maduro en esto del amor. Si no te has enamorado nunca, es probable que no captes el mensaje general de la obra, pero si lo has hecho (y lo más seguro es que así sea) encontrarás en Call Me By Your Name el consuelo que no tuviste tras la ruptura de tu primer amor.

La última escena del film, sin embargo, es clave para entender la obra de Aciman, dado que es imposible plasmarla en papel. Elio mira a cámara tan solo unos segundos en ese mar de lágrimas que nace de la ruptura con el profesor, y esa simple (y rápida) mirada, hacia los espectadores, parece establecer el leitmotiv de la cinta: «yo he sido tú, y tú has sido yo». Y todos hemos sido Elio.

Crítica de Call Me by Your Name


Cofundadora de Ludum Post. Autora del ensayo La disonancia ludonarrativa en los videojuegos. Escritora empedernida.


PELÍCULAS DE OSCAR (Y NO TANTO) Este artículo desvela escenas y detalles importantes de las tramas de La Forma del Agua, Lady Bird y Tres anuncios en las afueras.  A lo largo de la madrugada española del 5 de marzo se retransmitieron, por nonagésima vez, los Oscar, esos «Premios de la Academia al Mérito» desde EE.UU. Una ceremonia que diría que más de la mitad de la población ya intuye como suele ir por lo que hemos aprendido a lo largo de las décadas: la pel...
LA NARRATIVA DE YOKO TARO A TRAVÉS DE NIER GESTALT... Este artículo desvela partes importantes de la trama de NieR Gestalt y NieR Replicant. Además, durante todo el texto se hace referencia al Nier adulto, perteneciente a NieR Gestalt, única versión del título que llegó a Occidente. En Japón fue lanzado al mismo tiempo NieR Replicant, siendo este diferente en algunos detalles (el protagonista, por ejemplo, era un hombre mucho más joven) pero que no afectan apenas en el plano narrativo ni...


1 Comentario Activo "CALL ME BY YOUR NAME: YO HE SIDO TÚ. TÚ HAS SIDO YO."

avatar
Recientes Pasados Más votado
Sams
Invitado/a

Buenísima reseña Sofi. La mejor película del 2017, sin duda.